jueves, 29 de mayo de 2008

OMGs

No, no es una exclamación anglosajona, sino las siglas de Organismos Modificados Genéticamente. A raiz de un artículo que salió esta semana en El Correo Gallego, me puse a buscar información sobre el tema para calmar mi irascibilidad evidente tras leer un conjunto de incongruencias impresionantes. Hay que tener en cuenta, primero, que un organismo modificado es aquel al que se le ha modificado (valga la redundancia) su ADN mediante una mutación dirigida, silenciamiento génico, ARN interferente, etc. Un organismo transgénico es aquel al que se le ha introducido el gen de una especie diferente, cosa ya lograda por hibridación tradicional, pero en este caso más exacta y controlada.

Hay tres puntos básicos a la hora de enfrentarse a la polémica sobre los OMGs y los transgénicos actuales:

- No existe el riesgo cero: toda actividad humana conlleva un riesgo asociado, mayor o menor.
- Natural e inocuo no son sinónimos.
- No todo lo artificial es nocivo.

Además de estos 3 puntos, hay uno que es todavía más importante resaltar. Hoy en día, prácticamente no existe nada natural. Los alimentos que Patatas antes de la manipulación humanacomemos, de origen vegetal o animal, no son naturales, sino fruto de años de manipulación y selección, mediante cruces e hibridaciones completamente artificiales. Las gallinas ponedoras, las vacas lecheras, las patatas (imagen: patatas originales) o el maíz, ninguno de ellos se ha librado de la intervención del ser humano.

Con la tecnología actual y la ingeniería genética se consiguen resultados que mediante los métodos "tradicionales" (que no naturales, insisto) habrían tardado siglos en obtenerse. No estamos ante aberraciones, puesto que la mutación y la selección natural podrían haber logrado lo mismo pero en un tiempo todavía mayor. Es absurdo imaginar que una planta jamás podría adquirir, por ejemplo, una cierta resistencia a un patógeno, puesto que lo único que tendría que suceder es que variasen algunas de las letras que conforman su código genético, cosa perfectamente factible y explicable tan solo por azar.

La mayor reticencia a estos organismos se produce en el ámbito alimentario. El miedo a comer genes provoca alarmas innecesarias, puesto que todos los organismos que comemos tienen genes y éstos no nos hacen daño. Además, la trazabilidad de los OMGs está mucho más controlada que la de cualquier otro alimento, lo cual resulta bastante irónico, puesto que la mayoría de la gente come cualquier cosa sin rechistar.

Los ecologistas avivan la polémica con sus razones, unas veces lógicas y comprensibles, otras veces puramente mediáticas. La posibilidad de transmitir las modificaciones o los transgenes a otras especies es baja, puesto que no es habitual que distintas especies se fecunden entre sí. La única posible preocupación real en cuanto a cultivos podría ser la transmisión de la modificación/transgén a cultivos de la misma especie, cosa que se ha probado que no suele suceder si se deja un espacio de 10 metros entre ambos cultivos. Además, para evitar este problema, se está trabajando con la transformación genética de cloroplastos, que no son transmitidos mediante la polinización, lo cual anularía completamente el problema.

No estoy en absoluto a favor del dominio de las multinacionales, pero seguirán dominando mientras esta tecnología no se convierta en más rutinaria y asequible. Cuantas más pegas se le ponga, más probabilidades hay de que sea controlada solo por un pequeño grupo de empresas mundiales.

A veces me pregunto quién está detrás de todo esto. El simple hecho de poder obtener vacunas comestibles que evitarían los problemas de conservación de las vacunas en lugares a donde no llega la electricidad, la producción de insulina en vegetales y no en bacterias (reduciéndose la posible patogenicidad por una mala purificación o los defectos de su estructura debido a su producción en procariotas en lugar de eucariotas), los cultivos que evitan las plagas por si solos sin necesidad de adición de herbicidas y permitiendo al agricultor no perder toda su cosecha anual, todas estas cosas me parecen los suficientemente importantes como para que la gente se informe correctamente antes de emitir un veredicto. Sin presiones, sin parcialidad ni intereses ocultos, solo información y comprensión y, lo que es más importante, la pérdida del miedo a lo desconocido.

1 comentario:

raskalakabra dijo...

Varios puntos:
1) Un diez por el artículo, biba biba plas plas plas

2) Me gusta que que pongas la palabra natural destacada, porque en el fondo todos los procesos son naturales ya que se dan en la naturaleza entendiendo ésta como todo incluida la humanidad y sus procesos.

3) POR QUÉ NO ME DEJAS MENEARLAAAAAAAAAAAAAAAA :D :D :D

 
Todos los derechos reservados©